miércoles, 29 de enero de 2014

REVIEW AMMO 1

Saludos nocturnos, maléficos seres del inframundo.

Como bien sabéis soy un inquieto demonio avido de conocimiento, y no hace mucho tuve la oportunidad de poner mis zarpas sobre una serie de materiales de AMMO MIG JIMENEZ.


Después de unos cuantos experimentos y algún que otro goblin muerto durante las mas peligrosas pruebas, hoy os traigo el review del primero de ellos: los imprimadores.


Como sabéis me encantan los productos de efectos ambientales y desde su escisión he seguido con mucho interés los productos de AMMO MIG JIMENEZ. 

Hasta ahora no había probado nada fuera de los escurridos y demás productos ambientales, hasta que el otro día, enfrentado a una enorme cantidad de escenografía, decidí ponerme con las imprimaciones de este artista navarro.

AMMO ofrece los tres colores de imprimación clásicos (negro, gris y blanco) además de un amarillo claro de un tono beige. Todas las imprimaciones comparten características similares de cubrición, consistencia, etc, así que vamos a ver la gris, que es la que utilice en este caso.


La imprimación se presenta en botes de 60 ml con una estructura similar a los típicos botes con difusor de gotas. Un apunte es que la tapa encaja bastante bien haciendo que al agitar el bote antes de usarlo no nos encontremos una acumulacion de pintura en el interior de la tapa, como si nos sucede por ejemplo en el caso de las imprimaciones de VALLEJO.


Esta imprimación acrílica esta especialmente preparada, como podéis suponer, para su uso con aerografo; aunque es posible aplicarla con pincel, cosa que yo nunca aconsejo para imprimaciones.
Os aconsejo, como siempre y como así podemos leer en las instrucciones del bote, que agitéis energicamente durante un rato antes de poner la pintura en el aerografo.

Al sacar la pintura del bote vemos que, a pesar de ser acrílica, no es tan "plástica", teniendo una consistencia mucho mas fluida, lo que se traducirá en capas mas finas al aplicarla.












Al extenerderla sobre mi dedo aquí expuesto vemos que a pesar de esa fluidez extra el grado de cubrición es bastante bueno.

Para ver el resultado real sobre miniaturas vamos a probarlo sobre una pieza de resina. Para este ejemplo he utilizado los muros de la gama Infinity que comercializa MICROART STUDIOS.


He realizado una pasada sobre la parte derecha de la pieza para que veáis la diferencia. De una pasada queda practicamente cubierta la superficie. El resultado es sorprendente.


Continué imprimando el montón de piezas que tengo por mi segunda mesa de trabajo y tras varios minutos de trabajo me di cuenta de otras dos características esenciales.

La primera es que a pesar del tiempo que llevaba imprimando la punta del aerografo no presentaba el característico tapón de pintura que aparece cuando utilizamos pinturas acrílicas, especialemente imprimadores, que suelen ser mas denso y plásticos.


La otra característica esencial es el tiempo de secado de la pintura. A pesar de ser un acrílico y tener un secado rápido una vez aplicado, en la copa de aerografo tiene un tiempo de secado mucho mas lento.

En las siguientes imagenes podéis ver la copa de 7 ml (la grande) de mi aerografo EVOLUTION, que había llenado por completo para imprimar mas rápido de una sola vez.


En la segunda imagen h pasado el dedo por el lateral de la copa.


La foto no es la mejor del mundo, sin duda, pero se puede apreciar como la pintura se ha mantenido perfectamente húmeda y se retira facilmente sin dejar una película de pintura seca.

Este retardo en el secado puede hacer que la capa de pintura que aplicamos quede mas gruesa, al aplicar pintura sobre la superficie aun húmeda; pero al secarse se evapora dejando una capa muy fina.

Probando sobre otros materiales aquí tenéis el resultado de una pasada sobre la madera de otra de las piezas de escenografía de MICROART.












Como veis el resultado es sorprendentemente bueno. Sólo un detalle para los mas puristas, el acabado es levemente satinado; lo que es comprensible teniendo en cuenta el amplio uso de efectos escurridos y lavados que Mig utiliza en todos sus modelos.

En las instrucciones del bote aconseja esperar al menos 24 horas para un secado completo. Esto no os sonará nuevo a los habitantes del Kraken habituales; mi consejo siempre es esperar un día para imprimaciones y barnices; pero en este caso no deja de llamarme la atención que se molesten en ponerlo.

De todos modos se puede trabajar perfectamente sobre la imprimación seca recién aplicada sin demasiados problemas, aunque arriesgarse a usar productos agresivos sobre una imprimación sin asentar tiene los riesgos habituales.

En definitiva un producto mas que aconsejable que aparecerá en mi mesa de trabajo de ahora en adelante, sin lugar a dudas.

Y hasta aquí todo por hoy. Un articulo algo mas breve de lo que os tengo acostumbrados, pero sin duda muy interesante para que cuando tengáis que comprar un nuevo bote de imprimación tengáis otra opción mas para elegir y probar con una información previa.

Tras este inicio tan prometedor me han entrado ganas de acabar toda esta escenografia, asi que os dejo hasta dentro de tres ciclos, ciuadanos.